La lección de Evo a Maduro y Ortega: “Divide y vencerás”

San Jose. Con más de 11 meses de paciencia demostrada desde el asilo y el asilo en México y Argentina, el ex presidente boliviano Evo Morales ha reconstruido la base de su partido para la victoria electoral de su sucesor, Louis Ars. Izquierda regreso al poder en Bolivia.

Morales reconoció una vieja política de afectar organizaciones de oposición fragmentadas en Venezuela y Nicaragua: el principal aliado de cualquier fuerza política es un enemigo dividido.

“Vamos a restaurar la dignidad y la libertad del pueblo”, tuiteó Ewo, tras prometer que “se ha impuesto la voluntad del pueblo” y anunciar un factor importante para el liderazgo en la toma de posesión de Ars el próximo mes: “tendrá mayoría” en las salas de senadores y diputados.

Ewo, quien fue acusado de fraude electoral hace un año en un intento por ser reelegido por cuarta vez consecutiva desde 2006, renunció el 10 de noviembre y el 12 de noviembre huyó a México como asilo político, donde permaneció refugiado en Argentina hasta el 12 de diciembre.

Morales negó que hubiera cometido fraude y lo acusó de conspiración. La senadora de oposición Jeanine ez juró como presidenta interina el 12 de noviembre.

En lugar de fortalecer la unidad anti-Evo, la oposición apostará por sus aspiraciones personales. Ez comenzó como solicitante a principios de 2020 y luego se retiró. Luis Fernando Camacho, el líder de la negación de Morales, corrió todo el camino para postularse para presidente. El ex presidente George Guerrero, quien se desempeñó como presidente de 2001 a 2002, presentó su candidatura pero se retiró.

El expresidente Carlos Mesa, el contendiente y gobernante más importante en las elecciones de 2019 (2003-2005), no logró unir a los partidos de oposición masiva, alianzas y alianzas en torno a sus números.

READ  El Centro Democrático no pudo detener a Minga, sino que pudo ordenar al Ministerio del Interior que apoyara la oficina del alcalde a su cargo.

Una situación similar existe en Venezuela y Nicaragua, donde los opositores de los presidentes Nicolás Maduro y Daniel Ortega, respectivamente, se encuentran divididos y debilitados ante el tradicional y leal centro duro del partido gobernante. Venezuela irá a las urnas el próximo diciembre y Nicaragua a las elecciones generales de 2021.

“La gente rechazó la elección de Evo, no el partido [MAS]. La oposición parecía incapaz de formarse un consenso dentro de sí misma ”, argumentó Elicio Nice, miembro de la oposición y excongresista nicaragüense.

“Ortega es visto como un peligro físico más que como un peligro político. La situación económica de Ortega es peligrosa y está en el poder. A diferencia de Bolivia, paga los costos incurridos por la oposición en el gobierno interino ”, dijo a EL UNIVERSAL. “Tenemos [en Nicaragua] Todavía hay espacio para el consenso para crear esa alternativa al poder ”, argumentó.

Vladimir Villagas, periodista, analista político y ex ganador de volumen venezolano, tuiteó que Ars estaba “castigando” a los manifestantes bolivianos que coquetearon con el golpe y se sumergieron en su sectarismo y ambiciones. “No hay cheques en blanco en política y los hay menos indefinidamente”, agregó.

“No se puede tolerar el uso arbitrario del poder por parte de la izquierda o la derecha. Durante mucho tiempo, la izquierda dictatorial o la derecha dictatorial terminaron siendo lo mismo (…) una violación de la democracia”. [que] Sirvieron de cama para devolver al MAS al poder ”, dijo.

Written By
More from Salomón Peno

Periodistas españoles llaman ignorantes a partidarios de Evo en Bolivia

Tras la victoria electoral del candidato del partido Movimiento al Socialismo (MAS),...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *