La Corte Suprema de México ordenó la suspensión de una ley que obliga a las empresas de telecomunicaciones a recopilar datos biométricos de las personas antes de obtener un dispositivo móvil. Proceso Informes.

El proyecto de ley, aprobado en abril, requeriría que los usuarios mexicanos proporcionen datos como huellas dactilares, iris, biometría facial y de voz para establecer un lugar donde los funcionarios llaman al Registro Biométrico Nacional, conocido como Panot.

El informe señala que la decisión de la Corte Suprema sigue a una disputa legal presentada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) sobre la suspensión de la ley por preocupaciones sobre violaciones a la privacidad de los datos.

La moción para bloquear la medida fue presentada en mayo por Transparencia Nacional, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INA) e IFD. El tribunal inferior bloqueó la aplicación de la ley.

Entre otras cosas, el IFT argumentó que Panad estaba en contra de su autonomía presupuestaria y violó sus poderes regulatorios, citando al procesador como el motivo de su decisión de no asignar recursos para el plan del año fiscal 2021.

Las autoridades mexicanas han retenido registros de datos biométricos para combatir todo tipo de delitos, reducir los incidentes de tráfico para recuperarse y prevenir fraudes perpetrados por dispositivos móviles.

Pero los actores de la sociedad civil han hecho agujeros en la ley, que tiene muchos vacíos para que los derechos a la privacidad de las personas puedan verse comprometidos.

Los esfuerzos de México para crear un registro biométrico nacional se llevan a cabo desde 2008, pero se han enfrentado a fuertes críticas de grupos de derechos humanos y ONG.

READ  Mario García Torres maneja una oscura exposición de diseño en la Ciudad de México

Títulos de los artículos

Datos biométricos | Biometría | Identificación criminal | Recolección de datos | Verificación de identidad | México | Privacidad | Teléfonos inteligentes