La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, concluyó su primer viaje a la frontera sur de Estados Unidos el viernes, diciendo que la administración de Biden había “avanzado” al abordar la cantidad de inmigrantes que han cruzado la frontera en los últimos meses.

El levantamiento del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha llamado mucho la atención sobre la difícil situación de los centroamericanos que enfrentan condiciones peligrosas y traficantes de personas cuando viajan a Estados Unidos. La situación provocó críticas tanto de los republicanos como de algunos demócratas.

Durante su visita, Harris dirigió al menos algunas de las acusaciones contra la administración anterior sobre cuestiones fronterizas a líderes basados ​​en la confianza, operadores de refugios y proveedores de servicios legales en El Paso, Texas, diciendo: “Tenemos una situación difícil”.

“En cinco meses hemos avanzado, pero aún queda mucho trabajo por hacer, pero hemos avanzado”, dijo.

La visita del vicepresidente es parte de los esfuerzos de la administración Biden para frenar el aumento de inmigrantes que buscan ingresar a Estados Unidos, enfocándose más en las causas fundamentales de la emigración desde Centroamérica.

La vicepresidenta Kamala Harris está de gira por el Centro Central de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. En El Paso, Texas, el 25 de junio de 2021, con Gloria Chavez, agente de patrulla en jefe del Departamento de El Paso.

“Las historias que escucho hoy refuerzan la naturaleza de esas causas fundamentales”, agregó Harris, y agregó que “a medida que lo hagamos, esto requerirá un enfoque integral que reconozca cada parte”.

Durante su visita a la frontera entre Estados Unidos y México, Harris realizó una visita sin previo aviso al puerto de Paso del Norde, donde recorrió un área de procesamiento para inmigrantes, incluida una zona para niños huérfanos. Habló con un agente de la patrulla fronteriza que dijo que sus condiciones habían mejorado en los últimos dos años.

El vicepresidente estuvo acompañado por el jefe de Seguridad Nacional, Alejandro Myorgas, quien lo elogió por “hacer un gran trabajo”.

La vicepresidenta Kamala Harris le da la bienvenida al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Myorgas, el 25 de junio de 2021 en El Paso, 2021 en la Base de la Fuerza Aérea Andrews, MD, Texas, cuando llega a bordo del Air Force Two.

Antes de llegar a la frontera, Harris se detuvo en una instalación de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EE. UU. Y se reunió con Veronica Escobar, una representante en El Paso.

“Estoy contento de estar aquí, venir aquí siempre ha sido planeado, creo que vamos a tener un buen día de producción”, dijo luego de llegar a El Paso.

Mientras estaba en las instalaciones de CBP, el vicepresidente se reunió con cinco jóvenes inmigrantes.

Harris, quien visitó Guatemala y México a principios de este mes, señaló que los inmigrantes no deberían “venir a Estados Unidos”.

Pero miles de inmigrantes de esos dos países, de Honduras y El Salvador, han estado haciendo largas travesías a través de la frontera, muchos de ellos como ganado, huyendo de la pobreza y el crimen en sus países de origen, dicen.

Los agentes fronterizos estadounidenses enfrentan la mayor cantidad de inmigrantes indocumentados en dos décadas. En mayo capturaron a más de 180.000 personas en la frontera, en su mayoría adultos solteros. Ese número aumentó ligeramente de más de 170.000 en marzo y abril.

La mayoría de los inmigrantes son de América Latina, pero muchos son de Ecuador, Venezuela, Cuba, Haití y algunos países africanos.

El levantamiento se ha intensificado desde que los presidentes Joe Biden y Harris asumieron el cargo en enero, y Biden ha dicho que acepta una postura más humanitaria sobre el desplazamiento que la administración Trump. Biden eligió a Harris para supervisar los esfuerzos para prevenir la inmigración en América Latina abordando las causas fundamentales de las personas que abandonan su tierra natal.

La vicepresidenta Kamala Harris mira fotos mientras ingresa al puerto de Paso del Norde (PDN) en El Paso, Texas, el 25 de junio de 2021.

Biden ha completado la construcción del muro fronterizo del expresidente Donald Trump y, a diferencia de su predecesor, que deportó inmigrantes a sus países de origen, permite que los niños sin apoyo entren a Estados Unidos, pero al igual que Trump, Biden se niega a permitir la entrada de familias y adultos solteros.

La CBP dijo que el número promedio diario de niños bajo su custodia se había reducido a 640. Otros 16.200 niños inmigrantes han sido detenidos por funcionarios de salud de EE. UU., Mientras que el gobierno está tratando de mantenerlos con familiares que ya viven en los Estados Unidos o con cuidadores que están dispuestos a llevárselos. Sus hogares.

Los republicanos han culpado a Biden por el levantamiento fronterizo. Antes de reunirse con Harris a principios de junio, el presidente guatemalteco Alejandro Giamati dijo a CBS News que cuando Biden asumió el cargo, “al día siguiente, los coyotes habían hecho arreglos para llevar a los niños aquí a Estados Unidos”.

A Harris se le preguntó con frecuencia por qué no visitaba la frontera durante su viaje al extranjero. Frustrado con las preguntas, le dijo a NBC News que no había visitado Europa desde que asumió el cargo.

Los republicanos de la oposición lo han criticado por no visitar las instalaciones en poder de los inmigrantes hacinados en la frontera, en un momento subtitulando una foto de un cartón de leche con su foto “desaparecida en la frontera”.

Después del anuncio de la visita de Harris, Trump, quien intervino en otra carrera por la presidencia en 2024, dijo en un comunicado: “Después de meses de ignorar la crisis en la frontera sur, Kamala finalmente pudo visitar Harris y la sentencia de muerte. ellos crearon. El resultado “.

Si él y el gobernador de Texas, Greg Abbott, no hubieran planeado cruzar la frontera la próxima semana, “¡nunca se habría ido!”.

READ  Cómo empujar a la multitud y encontrar las gemas ocultas de México