Dic. Domingo 24 de septiembre de 2023. Los migrantes parten de Tapachula, México. Días antes de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, llegara a la Ciudad de México, la caravana comenzó su viaje hacia el norte a través de México para discutir nuevos acuerdos para frenar la afluencia de migrantes que buscan ingresar a la Ciudad de México. America. (Foto AP/Edgar H. Clemente)

HUIXTLA, México (AP) — Para miles de migrantes que caminan por el sur de México, el día de Navidad es cualquier otro día: un duro trabajo bajo el sol abrasador.

No hubo regalos, y una iglesia local proporcionó una cena de Nochebuena con un sándwich, una botella de agua y un plátano a algunos inmigrantes en la ciudad de Álvaro Obregón, en el estado sureño de Chiapas, en la frontera con Guatemala.

Los inmigrantes pasaron la noche de Navidad durmiendo en toldos, tiendas de campaña o sobre trozos de cartón o plástico estirados bajo el suelo.

Por la mañana, se levantó como de costumbre a las 4 de la mañana y caminó hasta el siguiente pueblo, Huixtla, a 30 kilómetros (20 millas) de distancia, para salir temprano y evitar el calor sofocante.

Carla Ramírez, una inmigrante de Honduras que viajó con otros adultos y cuatro niños, llegó a Álvaro Obregón muy tarde el domingo para recibir alimentos provistos por la iglesia. Entonces tuvieron que comprar lo poco que pudieron.

Dic. Migrantes caminan por una carretera en Huixtla, México, el lunes 25 de mayo de 2023. Una caravana de migrantes se dirigió hacia el norte a través del sur de México días antes de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, llegara a la Ciudad de México para discutir nuevos acuerdos para contener el levantamiento. Inmigrantes que buscan ingresar a los Estados Unidos. (Foto AP/Edgar H. Clemente)

«Fue triste: nunca antes habíamos estado en la calle» dijo Ramíez. «Nuestra cena de Navidad es una tortilla con un poco de mortadela, aguacate y tomate».

El hijo de siete años de Mariela Amaya no entiende por qué tienen que pasar así la Navidad. Amaya, de Honduras, tiraba de la mano de su cansado y deprimido hijo mientras caminaban.

«No entienden por qué tenemos que hacer esto para tener una vida mejor». Dijo Amaya. Tampoco lo hicieron los gobiernos de México y Estados Unidos, dijo.

«¿Por qué no pueden ayudarnos? Necesitamos su ayuda» ella dijo.

La poca ayuda que se recibió provino de familias locales, una de las cuales ofreció un vaso (la comida tradicional de temporada) y agua a los migrantes que pasaban.

Entre los migrantes se incluyen adultos solteros pero familias enteras, todos ansiosos por llegar a la frontera con Estados Unidos, enojados y frustrados por tener que esperar semanas o meses en el cercano pueblo de Tapachula para obtener documentos que les permitan continuar su viaje.

México dice que no expide visas de tránsito, pero los migrantes esperan conseguir algún tipo de documentación para al menos poder tomar los autobuses hasta la frontera.

“Este viaje fue muy difícil para nosotros los migrantes. Necesitamos que la oficina de inmigración (mexicana) y el gobierno se apiaden de nosotros y nos otorguen un salvoconducto. dijo Jessica García, una inmigrante de Venezuela.

México dice que ha visto pasar a 680.000 migrantes por el país en los primeros 11 meses de 2023.

Con casi 6.000 personas, la caravana de migrantes que partió el domingo fue la más grande desde junio de 2022, cuando un grupo de tamaño similar salió de Tapachula.

Al igual que la caravana de 2022, cuando el presidente estadounidense Joe Biden recibió a los líderes en Los Ángeles para la Cumbre de las Américas, la caravana navideña de este año se produjo pocos días antes de que los funcionarios estadounidenses se reunieran con sus homólogos mexicanos en la Ciudad de México. Prevenir la afluencia de inmigrantes a lo largo de la frontera suroeste de Estados Unidos.

El gobierno mexicano ya ha dicho que está dispuesto a intentar impedir que los migrantes crucen a México; Después de que funcionarios estadounidenses cerraron brevemente dos cruces ferroviarios clave en Texas, el gobierno no tuvo más remedio que decir que estaban abrumados por el procesamiento de migrantes.

Esto detuvo los envíos de México a Estados Unidos y los cereales necesarios para alimentar al ganado mexicano que se desplazaba hacia el sur. Se reabrieron los cruces, pero el mensaje fue claro.

Se espera que el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, llegue a la Ciudad de México el miércoles para negociar nuevos acuerdos para frenar el aumento de inmigrantes que buscan ingresar a Estados Unidos. El equipo estadounidense también incluye al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorgas, y a la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Liz Sherwood-Randall.

Este mes, 10.000 inmigrantes por día fueron detenidos en la frontera suroeste de Estados Unidos.

En mayo, México aceptó inmigrantes de países como Venezuela, Nicaragua y Cuba que habían sido rechazados por Estados Unidos por no seguir reglas que proporcionaban nuevas vías legales para el asilo y otros tipos de inmigración.

Pero ese acuerdo, destinado a frenar la migración pospandémica, se ha quedado corto a medida que las cifras vuelven a aumentar, perturbando el comercio bilateral y alimentando el sentimiento antiinmigrante entre los votantes conservadores en Estados Unidos.

Los arrestos ilegales han superado los 2 millones en los dos últimos años fiscales del gobierno estadounidense, lo que refleja cambios tecnológicos que han facilitado que los inmigrantes abandonen sus hogares para escapar de la pobreza, los desastres naturales, la represión política y el crimen organizado.


Reciba las principales noticias de hoy y más directamente en su bandeja de entrada



READ  March Madness 2022: New Mexico State sorprende a UConn 12-5, ganando el primer Torneo de la NCAA desde 1993