Trump dice que ganó; Biden pide paciencia

Washington.— El fantasma de 2016 se cierne sobre Estados Unidos Inamovible. Miedo a ese evento Donald Trump Esto no es rápido, ni accidental, ni escollo en la historia de Estados Unidos, se han cumplido: el trumpismo es real, una de las divisiones del país; Ha venido para quedarse, tiene la fuerza, y no solo eso: tiene suficiente talento para luchar por la presidencia.

Sabiendo esto, abrió la puerta a la peor situación: se declaró falsamente ganador de la elección y ondeó la bandera del fraude: “Esto es un fraude para el país. Obviamente ganamos esta elección. Es un gran fraude. Vamos a la Corte Suprema. Queremos que se detenga los números”.

Antes de esto, era candidato demócrata Joe Biden Realizó un discurso desde Delaware. No habló durante tres minutos, lo suficiente para convencer a su candidato de que estaba “en el camino correcto hacia la victoria” y para pedir a sus seguidores que tuvieran paciencia. “No terminará hasta que se cuenten todos los votos”, recordó, creyendo que Pennsylvania y otros estados del cinturón industrial ganarían, y se mantuvo firme en que el “muro azul” se volvería a erigir para evitar el intento de reelección de Trump.

Pero el presidente está lejos de “morir”. A pesar de que el mundo entero está viendo caer a Trump y una figura lista para la derrota, el Partido Republicano se ha mostrado un superviviente, presentándose en sus mejores actuaciones, superando expectativas, marcando una jornada electoral masiva, defendiendo con uñas y dientes, ganando, recolectando votos de todos lados y convirtiéndose en uno. Luego, juntos, hasta el punto de desafiar encuestas de opinión, formadores de opinión y expertos.

READ  Rusia solicita a la OMS que se registre rápidamente para la vacuna Kovit Spotnik V

Lee mas: Los demócratas mantienen el control de la cámara baja

Unas horas antes de que se abrieran las urnas, Trump tenía la esperanza de obtener un mejor resultado, y aún así lo haría. En el tiempo de publicación, el mapa electoral encontró la diferencia mínima de 2016: un votante de Nebraska. El Midwest State, que fue rojo hace cuatro años, presentó a uno de sus representantes a Democratic Blue. Tal como están las cosas, ese pequeño cambio puede ser crucial para romper una inmersión y acceder a la Oficina Oval.

América se muerde las uñas y mira hacia el norte. En el sur, Trump estaba fuera. Sus éxitos en Florida y Carolina del Sur, y sus éxitos en Georgia y Carolina del Norte, fueron inevitables, y toda la atención se desvió hacia el cinturón industrial, Labor Northeast, tanto que en 2016 el éxito que había esperado cayó de un lado o del otro. Según Associated Press, Biden recibió 236 votos contra los 213 de Trump.

Lee mas: Trump gana las “joyas de la corona” de las elecciones estadounidenses Texas, Florida y Ohio

Sin embargo, los resultados no se conocerán pronto. Estados Unidos se durmió sin saber quién sería su próximo presidente, y podría llevar días averiguarlo. El sufragio masivo por correo, fruto del contagio Govit-19, Afectó el número y anunció que los tres principales estados del cinturón industrial (Pensilvania, Michigan, Wisconsin) no continuarán el estudio hasta el miércoles. Algunos han apuntado que no habrá resultados hasta el fin de semana: con un récord de partidos muy apretados, la paciencia será obligatoria, pero Trump no está preparado para hacerlo.

READ  Respecto a la movilización interna que se avecina en Bogotá, ¿sabes qué es una minga?

Biden tiene una forma más fácil de ganar que su rival. Con Arizona ya en sus bolsillos, en el camino hacia los 270 votantes requeridos, puede enfrentar aún más reveses. De lo contrario, Trump tendrá que tomar decisiones acertadas en 2016 para ganar. Aún así, tuiteó su “gran victoria”, al tiempo que acusó a los demócratas de querer “robarse” las elecciones, lo que Twitter denunció como desinformación sobre el desempeño de las elecciones.

Lee mas: Trump se declara ganador de las elecciones estadounidenses; “Un gran éxito”, dice

Persiste la tensión. Este mapa tiene muchos huecos para ser azul demócrata o rojo republicano, y se espera que sea una pelea dura, con trajes seguros y una pelea sucia por cada voto. Se pronostica una nueva crisis en el país, y la nueva prueba de fuego para la democracia herida aguarda un camino claro sobre hacia dónde ir en estas elecciones. Los resultados de las encuestas aún no se han decidido qué camino es el correcto.

Written By
More from Salomón Peno

Dos cohetes disparados desde la Franja de Gaza alcanzan Israel

Uno de los recientes atentados israelíes contra las instalaciones de Hamas en...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *