CIUDAD DE MÉXICO, México – Verónica Oropeza, de 39 años, se relaja en un banco con dos de sus tres hijos después de comer en un restaurante en el Patio Universidad, un centro comercial con paredes de vidrio en la parte sur de la Ciudad de México. Al otro lado de la calle hay otro centro comercial llamado Plaza Universidad.

«Voy a ambos», dijo Oropeza, refiriéndose a los dos centros comerciales. “Claro que a veces voy de aquí para otro. No tienen las mismas cosas. «

Plaza Universidad tiene más tiendas, pero Patio Universidad es hermoso, dijo Oropeza. Gasta entre 500 y 1.000 pesos mexicanos (entre $28,00 y $56,00) en cada visita, viendo películas, comiendo en restaurantes y comprando. Y si ambos no cumplen los requisitos, hay otros cuatro centros comerciales cercanos.

El hábito de Oropeza ha crecido en la construcción de centros comerciales en todo México, especialmente en la Ciudad de México y sus alrededores, hogar de unos 21 millones de personas.

Dentro de la historia: La reportera de GPJ Mayela Sánchez pensó que era fácil conseguir fotos en el centro comercial para una historia que estaba cubriendo. Pero cuando los gerentes del centro comercial no le otorgan acceso de inmediato, se ve impulsada a reconsiderar el impacto que su periodismo puede tener en aquellos a quienes cubre. Lee el blog.

Los centros comerciales pueden verse no sólo como lugares para comprar bienes sino también como lugares de entretenimiento y ocio modernos que atraen a la clase media del país.

Se espera que el número de centros comerciales en México crezca 17 por ciento de 728 centros comerciales a 854 para 2020, según datos de MAC Arquitectos Consultores, una agencia de arquitectura e bienes raíces que monitorea y analiza el desarrollo del sector de centros comerciales del país. MAC es miembro del Consejo Internacional de Centros Comerciales.

READ  El encantador concurso de fotografía del sur de Nuevo México llegará a su fin pronto

De esos 728 centros comerciales, 89 están en la Ciudad de México, según la agencia. Otros 113 centros comerciales se encuentran dispersos en 21 municipios adyacentes a la ciudad, lo que hace que el área metropolitana represente un tercio de los centros comerciales del país.

El producto interno bruto de la ciudad es el doble del promedio nacional, según estadísticas de 2015 de la Secretaría de Desarrollo Económico, el Ministerio de Desarrollo Económico Local.

«La Ciudad de México es la chica con la que todos quieren salir», dice Gonzalo Montaño Estrada, director de desarrollo de MAC Arquitectos Consultores.

El auge de los centros comerciales en México comenzó en la década de 1990 con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que liberalizó las relaciones comerciales entre México, Estados Unidos y Canadá. Los centros comerciales ya estaban operativos en ese momento, pero se permitieron divisas para financiar proyectos inmobiliarios, incluidos más centros comerciales, dijo Juan Ignacio Rodríguez Barrera, director de planificación de MAC Arquitectos Consultores.

Con tanto capital disponible, los desarrolladores no tienen que esperar a vender antes de construir un centro comercial, afirmó.

«El negocio de un promotor es construir un edificio tras otro», afirma Rodríguez Barrera. A pesar de los altibajos, la inversión extranjera casi se ha duplicado en los últimos años, de 13.900 millones de dólares en 1999 a 28.900 millones de dólares el año pasado, según datos de los federales. Ministerio de Finanzas.

Entre finales de los años 1970 y mediados de los años 1990, se construyeron cada año 100.000 metros cuadrados (aproximadamente 24 acres) de espacio comercial en todo México, dijo Montaño Estrada. Pero entre mediados de los años 1990 y principios de la década siguiente, se construyeron 1 millón de metros cuadrados (más de 245 acres) cada año.

READ  Google TV obtiene el modo 'básico', se eliminan las aplicaciones y los teléfonos inteligentes, según un informe

Otro factor es la expansión urbana, dice Enrique Soto Alva, quien investiga y enseña desarrollo urbano en la universidad pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

«Con el crecimiento urbano, este tipo de servicios vendrán para que la gente no tenga que recorrer largas distancias dentro de la ciudad para sus actividades diarias, especialmente para ir de compras», afirmó.

El aumento en el número de centros comerciales va en línea con un mayor poder adquisitivo entre los mexicanos de ingresos medios. Los ingresos no están creciendo (el crecimiento salarial anual promedio del país entre 2000 y 2015 fue muy bajo), pero el crédito al consumo sí.

Ampliar la presentación de diapositivas

Mayela Sánchez, GPJ México

El centro comercial Portal Lomas Estrella en la Ciudad de México, construido en 2016, es uno de las decenas de nuevos centros comerciales construidos en la capital en los últimos años.

La gente no necesariamente tiene más ingresos disponibles, pero sus hábitos de consumo han cambiado, dijo César Armando Salazar López, economista y académico del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM que estudia las tendencias económicas.

Los mercados tradicionales alguna vez fueron fundamentales para la vida social y económica de México, pero los centros comerciales modernos han brindado una atmósfera cómoda con restaurantes franquiciados y cadenas de tiendas.

En particular, muchas tiendas en esos centros comerciales ofrecen crédito.

Los mexicanos tenían un total de 17,3 millones de tarjetas de crédito en junio de 2016, frente a 11,8 millones en junio de 2010, según datos del Banco de México, la autoridad monetaria del país.

READ  Krotos ya está disponible en Fortnite, llegó a PlayStation, Xbox, Switch y PC y aquí está su tráiler. ¡Que tiemblen los dioses!

Pero para muchos mexicanos, los centros comerciales no significan necesariamente un aumento del crédito externo o personal. En cambio, los centros comerciales son, para algunos, símbolos de ocio y entretenimiento, especialmente en áreas previamente subdesarrolladas.

«Esta zona también está llena de plazas y ahora de centros comerciales», dijo Yazmín Vázquez, disfrutando de un helado en la terraza del centro comercial Portal Lomas Estrella, en el oriente de la Ciudad de México.

El centro comercial fue inaugurado en abril de 2016.

La Ciudad de México alguna vez fue espacios abiertos: parques, fuentes, jardines. Todavía existen, pero, para algunos, no coinciden con la percepción de seguridad y conveniencia que brinda el centro comercial.

La hija de 3 años de Guadalupe Hidalgo juega al aire libre y al sol en el centro comercial Vía Vallejo, un parque al aire libre en el norte de la Ciudad de México.

Hidalgo, de 29 años, dijo que visitó parques cuando era niña, pero cree que los centros comerciales son más seguros y convenientes. Es todo en un solo lugar, dijo Hidalgo.

«Uno busca comodidad, una ubicación conveniente, donde no haya mucha gente, donde tengan muchas cosas», dijo.

Daniel Mackey, GPJ, tradujo esta historia del español.