Los militantes talibanes ahora han asegurado dos estatuas antiguas del Buda.

Bamiyán:

Los hombres armados talibanes están ahora retenidos en cuevas en el espacio donde una vez estuvieron dos antiguas estatuas de Buda, profanadas con dinamita por los islamistas cuando estaban en el poder.

Los monumentos en la provincia de Bamiyán existen desde hace 1.500 años, pero después de la prohibición de la televisión en 2001 y la imposición de reglas extremadamente estrictas que restringen el comportamiento de las mujeres, el régimen ordenó su destrucción en 2001.

Cientos de trabajadores de todo el país han estado demoliendo estatuas de torres talladas en el costado de un acantilado durante más de tres semanas, lo que ha provocado repercusiones mundiales.

Una placa de bronce grabada en piedra dice: “Los budas fueron destruidos por funcionarios talibanes en 2001”, mientras que la bandera blanca de los nuevos líderes del país ondea en una entrada cercana.

Dos jóvenes combatientes deambulan a pocos metros sin aparecer en la lista.

El nuevo primer ministro de Afganistán, Mohammed Hassan Akund, ha sido descrito por Ali A. Abington, historiador de la Universidad de Abington en el estado de Ben, como “uno de los arquitectos de la destrucción de Buda”. Dice Olomi.

Cuando se le preguntó si era una buena idea demoler las estatuas, que se consideran uno de los mayores crímenes contra el patrimonio mundial, el joven miembro del Talibán Saifur Rahman Mohammad no ocultó su vergüenza.

“Bueno … realmente no puedo comentar”, dijo Mohammed, quien recientemente fue nombrado miembro de la Oficina Provincial de Asuntos Culturales de Bamiyán.

READ  Tras la caótica bala, Anthony Blingen intensificó la diplomacia afgana

“Yo era muy joven”, dijo a la AFP. “Si lo hicieran, el Emirato tendría sus razones.

“Pero es cierto que estamos comprometidos con la preservación del patrimonio histórico de nuestro país. Esa es nuestra responsabilidad”.

Mohammed dijo que le habían pedido que regresara a Afganistán con funcionarios de la UNESCO que habían huido al extranjero después de la captura de los talibanes y para garantizar su seguridad.

Funcionarios locales y ex funcionarios de la UNESCO dijeron a la ABAP: Alrededor de mil artefactos valiosos que alguna vez estuvieron almacenados en almacenes cercanos han sido robados o destruidos desde que los talibanes tomaron el poder.

“Confirmo que el robo ocurrió, pero fue antes de nuestra llegada”, dijo Mohammed, acusando a los oficiales de robo en la aspiradora después de la fuga.

“Estamos investigando y tratando de recuperarlos”, agregó.

La encrucijada de civilizaciones

El valle de Bamiyán se encuentra en el centro de las montañas Hindu Kush y marca la dirección occidental del budismo desde su lugar de nacimiento en el subcontinente indio.

Las influencias persas, turcas, chinas y griegas también interfirieron allí durante siglos y dejaron un entorno inusualmente construido, la mayoría de los cuales permanecen inexplorados.

Las estatuas sobrevivieron a la invasión del siglo XVII del emperador mogol Aurangzeb y luego fueron dañadas por el fuego de artillería del rey persa Nader Shah.

Debajo de las tiendas de lona desgarradas por el viento del valle yacían sus huellas alrededor de la base de Bamian.

Los expertos en patrimonio mundial se muestran escépticos ante la posibilidad de que se reconstruyan.

Pero el nuevo régimen talibán insiste en que quiere preservar el patrimonio arqueológico del país, a pesar del impacto global causado por las imágenes de Budas escondidos en las nubes fósiles del país.

READ  Iota minuto a minuto: Esto formó un huracán de tipo 5, el nivel más alto en la escala Sapphire-Simpson.

Philippe Marquis, director de los Representantes Arqueológicos de Francia en Afganistán, dijo que “cuando la economía del país se tambalea, sienten que la tarea de preservar el patrimonio genera ingresos regulares”.

Los trabajadores están trabajando en los toques finales al centro cultural y museo en Bamiyán como parte de un proyecto de $ 20 millones patrocinado por la UNESCO, que estaba programado para comenzar este mes con mucha fanfarria.

Philippe Delange, director del programa cultural de la oficina de la UNESCO en Kabul, actualmente ubicada en Francia, dijo: “Ahora tenemos que ver cómo funciona.

“La administración actual quiere que vengamos a trabajar juntos. Parece muy seguro”, agregó.

(Esta historia no fue editada por el personal de NDTV y se creó automáticamente desde Syndicate Feed).