La Torre de la Calavera fue descubierta hace cinco años bajo la Ciudad de México

Los arqueólogos han desenterrado más secciones de una inusual torre azteca de cráneos humanos en el centro de la Ciudad de México.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) dijo que se habían recuperado otros 119 cráneos.

La torre fue descubierta en 2015 durante la remodelación de un edificio en la capital mexicana.

Se cree que es parte de la roca del cráneo del dios azteca del sol, la guerra y el sacrificio humano del templo.

El cráneo conocido como Hui Jompantli se encuentra en la esquina de la Capilla Hutzilopochtli, el santo patrón de Tenochitlán, la capital azteca de la Roca.

Los aztecas eran un grupo de personas de habla náhuat que dominaron grandes áreas del centro de México desde el siglo XIV al XVI.

En 1521, los invasores, encabezados por Hernn Cortes, el conquistador español que había capturado Tenochtitlan, derrocaron su imperio.

Se cree que la torre del cráneo humano es parte del Hui Jompantli

Una estructura similar a la de Hugh Tampontley causó miedo entre los invasores españoles así como cuando los soldados invadieron la ciudad.

Uno de los principales templos de lo que ahora es la moderna ciudad mexicana de Tenochitlán, el Templo tiene una estructura cilíndrica cerca de la enorme Catedral Metropolitana construida sobre el alcalde.

“El alcalde del templo nos sigue sorprendiendo, y Hugh Tampontley es sin duda uno de los investigadores más arqueológicos de nuestro país en los últimos años”, dijo la ministra de Cultura mexicana, Alejandra Frosto.

Los arqueólogos han identificado tres fases de la torre, que datan de entre 1486 y 1502.

El descubrimiento original de la torre sorprendió a los antropólogos que pensaron que encontraría cráneos de guerreros humanos, pero también descubrió cráneos de mujeres y niños, lo que generó dudas sobre el sacrificio humano en el Imperio azteca.

READ  Las estrellas recaudan dinero para salvar la vida de un agente famoso que lucha contra Kovid

“No podemos decir cuántas de estas personas eran guerreros, tal vez algunos eran rehenes destinados a ceremonias de sacrificio”, dijo el arqueólogo Raúl Barrera.

“Sabemos que todo es sagrado”, agregó. “Transformado en regalos a los dioses o en formas de los dioses”.