El cerebro humano moderno evolucionó hace 1,5 millones de años

El cerebro moderno es más joven de lo que se pensaba, según un estudio publicado el jueves que puede haberse desarrollado hace tan solo 1,5 millones de años, cuando los primeros humanos ya comenzaban a caminar sobre dos piernas y comenzaban a salir de África.

Nuestros primeros antepasados ​​de la especie Homo aparecieron en el continente hace unos 2,5 millones de años, con la mitad del tamaño de los cerebros simiescos más antiguos que se encuentran en los seres humanos en la actualidad.

Los científicos han estado tratando de resolver un misterio hasta donde se conoce nuestra historia original: ¿exactamente cuándo y dónde nos hizo humanos el cerebro?

“La gente pensaba que este cerebro humano se originó al comienzo de la raza Homo, hace unos 2,5 millones de años”, dijo el paleontrólogo Christoph Solligofer, coautor del estudio, publicado en la revista Science.

Solicofer y la investigadora principal Marcia Ponce de Leon estudiaron fósiles de cráneos de África, Georgia y la isla indonesia de Java, pero descubrieron que la evolución en realidad tuvo lugar hace entre 1,7 y 1,5 millones de años.

Dado que el cerebro no se entierra a sí mismo, la única forma de observar su evolución es estudiando las marcas que dejan en el cráneo.

Los científicos crearon imágenes virtuales, llamadas endocastas, que llenaron cráneos hace mucho tiempo.

En los humanos, el área de Broca, una parte del lóbulo frontal conectada a la producción del habla, es mucho más grande que la zona correspondiente en otros monos grandes, dijo Solicofer de la Universidad de Zurich.

READ  EAM Jaisankar boicotea reunión de alto nivel del Consejo de Seguridad convocada por China

La expansión de un área es el resultado de cambiar todo lo que hay detrás. “Este cambio hacia atrás se puede ver en las endocastas fósiles, cuando observamos la huella de las fracturas cerebrales”, dijo Solligofer.

– ‘Sorpresa’ –

Al estudiar los cráneos de África, los investigadores pudieron determinar que los más antiguos, de más de 1,7 millones de años, tienen en realidad la naturaleza antecedente de los grandes simios.

“Este primer resultado fue una gran sorpresa”, dijo Sollikofer.

La raza homo se refiere a algo que “empezó con el trastorno bipolar” o sucede en dos piernas, y no tiene nada que ver con el hecho de que la evolución del cerebro ya se ha duplicado.

“En nuestra larga historia evolutiva … ahora sabemos que los primeros representantes de la especie Homo fueron dipolos terrestres con cerebros parecidos a los de los simios”, dijo el paleontrólogo.

Sin embargo, los fósiles africanos más jóvenes de hace 1,5 millones de años mostraron las características del cerebro humano moderno.

Esto sugiere que la evolución del cerebro tuvo lugar entre dos fechas en África.

Esta conclusión está respaldada por el hecho de que aparecieron instrumentos más complejos durante el mismo período, conocidos como instrumentos axilares bimétricos.

“Esta no es una coincidencia aleatoria porque sabemos que durante este período las partes en expansión del cerebro se utilizan para tareas de manipulación complejas, como la fabricación de instrumentos”, dijo Solicofer.

– Dos migrantes de África –

El segundo resultado sorprendente del estudio proviene de las observaciones de cinco fósiles de cráneos encontrados en la actual Georgia, que tienen entre 1,8 y 1,7 millones de años.

READ  Marco Rubio sugirió a Trump cooperar con el cambio: "Nuestros oponentes no van a darle al próximo presidente tres meses para trabajar".

Los modelos particularmente bien conservados han demostrado ser cerebros primitivos.

“La gente pensó que se necesitaba un gran cerebro moderno para salir de África”, dijo Solicofer. “Estos cerebros no son grandes. Podemos demostrar que no son modernos. Más personas pudieron salir de África”.

Mientras tanto, muestras más jóvenes del estudio mostraron fósiles de Java con propiedades cerebrales modernas. Por tanto, los investigadores creen que se produjo una segunda migración desde África.

“Entonces, primero se aplica un aerosol en los cerebros primitivos, y luego las cosas se convierten en cerebros modernos en África, y estas personas son rociadas nuevamente”, explicó Solicofer.

“Esta no es una nueva hipótesis … pero no hay evidencia clara. Ahora, por primera vez, tenemos evidencia fósil real”.