Era una vista aterradora: un campanario destrozado debajo del agua de un depósito.

Las ruinas de ciudades submarinas se encuentran en varias partes de México, a veces visibles durante todo el año y, a veces, solo cuando los niveles del agua bajan lo suficiente. Este año, el agua en el embalse de San Miguel Allende en Guanajuato estaba lo suficientemente baja como para caminar hasta la antigua iglesia parroquial de Agustín González.

Se podría pensar que la destrucción de edificios centenarios en México sería rara, pero no es así. La frenética construcción de la presa comenzó en 1910 en La Pogvila en Chihuahua y comenzó a principios del siglo XX.

Esta velocidad aumentó durante las décadas de 1970 y 1980, cuando se construyó el 45% de las represas de México. Detrás de ellos estaba la modernización de México, exigiendo más agricultura, más electricidad y más agua para las ciudades sedientas.

No existen datos sólidos y actualizados sobre el número, tipos o condiciones de las represas en México. La Autoridad Nacional del Agua tuvo por última vez 4.449 en 2008, pero una encuesta de 2019 lo estimó en 5.163.

Imagen de la ciudad y la gente de San Luis de las Ferras antes de ser inundada en 1943 por la Represa Toksime en el Estado de México.

Cincuenta controlan el 80% de las aguas superficiales del país. Los más importantes son la Cuenca del Río Balzas, la parte noroeste del país, la Cuenca del Río Krizalwa y el Río Bravo (Río Grande).

Las presas y embalses tienen costos ambientales y sociales, muchos de los cuales son aceptados por personas que no ven los beneficios. En México, estas personas son proporcionalmente tribales.

El principal problema que rodea a estas cuencas es la migración forzada de comunidades enteras, incluida la construcción de embalses, casas, tierras agrícolas e incluso sitios históricos y arqueológicos.

READ  Representantes de Phineas rescataron embarcaciones sumergidas del Golfo de México

Algunos ejemplos son la represa El Damasco, construida en 1949, que desplazó a 22.000 personas en Oaxaca; 5.500 personas fueron desplazadas en un microondas en 1961 en El Inferna; Y La Angostura en 1972, que desplazó a 15,483 en Chiapas.

La construcción de presas continúa, aunque lentamente, con un mayor enfoque en el impacto de su creación en la población local.

La construcción de la presa Luis Donaldo Coloscio en Sinaloa en 1996 condujo a la Declaración de Hoitz, que describía las quejas de los indígenas desplazados por la construcción de la presa. Uno de los eventos más recientes es la represa El Japotillo en el noreste de Jalisco. Aunque el gobierno federal quiere renovarlo, se detuvo en 2019 debido a una demanda presentada por ciudades afectadas por las inundaciones.

Cuando las ciudades mueren bajo el agua, no desaparecen. Donde se pueden ver ruinas se han convertido en sitios turísticos; Los lugareños con botes llevan a la gente a los sitios.

La comunidad sumergida es una iglesia y un monasterio del siglo XVI propiedad de Keshula. Está ubicado en Malpaso (también conocido como Nesahualciotl) en Chiapas, uno de los embalses más grandes e importantes de México.

Desde que se construyó la presa en 1966, el monasterio solo se ha visto dos veces, una en 2002 y otra en 2015. A pesar de su edad y su papel en los primeros esfuerzos evangelísticos en la región, nunca ha sido declarado sitio histórico.

Existen numerosos pueblos fantasmas sumergidos en el estado de México. San Luis de la Pera es más famoso en el embalse de Toksime. Desde 1943 solo se ve sobre el agua la torre de la antigua iglesia parroquial. El lago artificial es una de las razones por las que el área es ahora una importante área de recreación regional.

READ  Panijay lanza New Mexico & Hispanic Product Studio - DPI Vision

El pueblo de Santo Tomás de los Plátanos se encuentra bajo el Embalse de Santa Porbara, cerca de la famosa escapada de fin de semana de Valle de Bravo. Esta y las 145 hectáreas circundantes fueron declaradas reserva ecológica estatal en 1993.

En Guanajuato, el embalse La Purasima cubre las ruinas de Jangaro, que se inundó en 1979. Su iglesia y otros edificios solo se pueden ver durante períodos de sequía severa.

Ruinas del Monasterio de Keshula en la Represa Malpaso en Chiapas.
Ruinas del Monasterio Keshula del siglo XVI en la Represa Malpaso en Chiapas.

La antigua iglesia está en pie, pero no está en buenas condiciones. Después de que la iglesia se inundó, hubo historias de personas que se sumergieron en las ruinas sumergidas y encontraron oro.

Uno de los embalses más importantes de Oaxaca es el Benito Jurassic, construido en 1961. En el apogeo de la estación seca, se puede ver el casco antiguo de Jalpa del Márquez (o Yutsi en zapoteca). Es el hogar de las ruinas de un antiguo monasterio dominicano y una escuela primaria y un cementerio. Cuánto se sabe cada año depende de la magnitud de la sequía.

Michoacán pertenece a una estructura llamada “Iglesia Sumergida”.Iglesia sumergida) Kurumukovin. El pueblo de Kurumugo fue evacuado e inundado en 1965 cuando se construyó la presa El Inferno.

La iglesia fue construida en 1800 y es conocida como uno de los lugares donde el luchador por la libertad José María Morelos O’Brien sirvió como sacerdote. Gran parte del edificio se ha derrumbado, pero lo que queda es visible durante la mayor parte del año.

La mayoría de las ciudades sumergidas se encuentran en el centro y sur del país. Esto se debe a que cada vez hay más ríos grandes y más núcleos de población. Pero también hay ejemplos de ciudades fantasmas submarinas en el norte.

READ  Mamá escocesa con EM quiere recaudar k 40k para cambiar de viaje a México y poder 'bailar con los niños el día de su boda'

En Sonora, San Pedro de la Cueva es una ciudad fundada en 1614 por misioneros jesuitas. Desapareció en 1962 bajo las aguas de la presa Elias Coles en Plutarch. Hoy en día, el embalse es un área recreativa popular para practicar senderismo, acampar y pescar.

En casi todos los casos, las comunidades inundadas son pequeños pueblos y sus iglesias eclesiásticas son el principal edificio de referencia. Pero otras comunidades, como Hasindas, también se han visto inundadas.

San Antonio es una de las tres Hacintas cerca de Pacquiao, propiedad del Canciller de Plata Romero de Terreros. La vieja casa, la iglesia y las instalaciones de disolución de Hacinda estaban cubiertas de agua solo con un humo ardiente visible durante todo el año.

Un destino similar le sucedió a El Palot Hacinda en Lyon, Guanajuato. Durante la sequía, puedes ir a las ruinas de la antigua iglesia y la casa de Hasinda.

Lee Thelmotter llegó a México hace 18 años y amaba la tierra y la cultura, especialmente su artesanía y arte. Ella es la autora Cordoneria Mexicana: Papel, Pegamento y Fiesta (Schiffer 2019). Su columna cultural aparece invariablemente México News Daily.